fbpx

Qué es un serious game

Ese término me suena y me suena mucho. Pero, ¿qué es exactamente? Eso es lo que vamos a intentar aclarar de una vez por todas. No obstante, antes de comenzar a leer el artículo hay que decir que la definición exacta de serious game no está del todo perfilada. Nos ceñiremos entonces al consenso de la mayoría. Comencemos con ello.

Definición de serious game

A estas alturas, seguro que esa expresión nos es bastante familiar. Pues bien, un serious game cuya traducción en bruto sería “juego serio” es, más que un contenido, una metodología. Es decir, se podrían considerar serious game todas aquellas metodologías en las que el factor lúdico es una herramienta para la consecución del aprendizaje. Más fácil: unas dinámicas que nos permiten adquirir conocimientos o entrenar habilidades de un modo divertido.

Gamificación serious game

¿Cuándo aparecen los serious game?

Esta pregunta tiene una fácil respuesta: los serious game los hemos tenido (de manera constatable) desde el inicio de la educación. En mayor o menor grado, todos los profesores y padres han incorporado de diversas formas elementos lúdicos a sus enseñanzas. Ya encontramos en el Libro VII de la República de Platón esta aserción: “Que los niños aprendan jugando”. Por tanto, no es una metodología novedosa sino que está en la naturaleza misma del ser humano el buscar motivaciones extra para emprender aquellas tareas que en principio no le son gratas.

Ahora bien, los serious game a los que nos referimos en este artículo, estarían íntimamente conectados con los videojuegos, y en este sentido, su origen es más cercano. Digamos que la eclosión de esta metodología tiene su origen en los últimos diez años. Y no es una moda pasajera, más bien van ganando terreno allá por donde pisan. Tengamos en cuenta que no estamos hablando solamente del ámbito de la educación en la escuela, sino que la implantación de los juegos serios atañe ya a otros muchos sectores como el empresarial, el militar, el sanitario y el deportivo, por citar los más conocidos.

¿Es lo mismo gamificación que serious game?

Sí y no. Sí en tanto en cuanto ambos tienen un denominador común: motivar lúdicamente para el apredizaje. No porque al hablar de serious game nos referimos a juegos completos mientras que la gamificación atiende a elementos lúdicos. Esto es, en la gamificación la inmersión en el juego sería parcial mientras que en los juegos serios sería total. Lógicamente, la diferencia de ambos con un videojuego es que su motivación última es la adquisición de conocimientos.

¿Cuáles son las ventajas de la implantación de los serious game?

Desde el punto de vista de la empresa destacaríamos los siguientes:

Reducción de coste

Se reduce el coste en formación de los empleados. El empresario puede ver mucho más viable el pagar por un serious game al que podrán acceder todos mediante sus tablets o smartphones sin moverse de la empresa que gastar un dinero en un curso que implique un desplazamiento con las consiguientes molestias para todos.

Cohesión

La empresa gana en cohesión puesto que los empleados van a verse más identificados con la marca a la que representan al ser todos partícipes de algo distinto.

Competencia

Se apuesta por la sana competencia. En un juego, sea serio o no, hay unos retos, unas misiones, unas clasificaciones, unos ranking, que motivan la superación de uno mismo y del otro. En el caso de un serious game sucede lo mismo. El empresario va a darse cuenta que sus empleados compiten entre sí para ganar pero, al ser en formato juego, la motivación es mucho más alta.

Desde el punto de vista de los empleados encontramos:

Mayor interés

Van a sentir un mayor interés por el reto planteado. No es lo mismo que te dén un curso de marketing digital teórico que acaba en un par de casos prácticos que tienes que evaluar individual o grupalmente a sumergirte en una aventura en la que vas aprendiendo esos contenidos de marketing digital con la sensación de que lo que realmente haces es salvar el planeta Tierra de un apocalipsis zombie. La diferencia es evidente.

Autonomía

Van a ser más autónomos. Sí, en los serious game es importante el factor individual, por ello hay ciertos retos en los que veremos en qué destaca cada uno y al acabar el juego esa información sobre sí mismos les generará más confianza e independencia.

Cooperación

Mejora en el trabajo grupal. Esto no entra en conflicto con lo dicho en el punto anterior. Los retos individuales se complementan con retos grupales puesto que ambos conforman el perfil del buen trabajador. No puede uno ser más consciente de la necesidad de sus compañeros que el verse envuelto en una aventura épica en la que dependerá en momentos de ellos para su propia supervivencia. Esto lleva a la reflexión y al saber valorar a los demás entendiendo al empresa como un organismo en el que todas las partes se interrelacionan para que éste funcione correctamente.

¿Cuáles son las desventajas de la implantación de los serious games?

Destacamos las tres principales:

Poca vida útil

La principal desventaja reside en su “poca vida útil”. Explicamos este concepto. Un serious game se utiliza para sumergirnos en una aventura con el fin que sea. Una vez hemos jugado a esta aventura es raro que tenga sentido el volverlo a hacer. Imaginemos una aventura en la que tenemos que sobrevivir en un futuro con unas pocas herramientas, escoger las más importantes…etc. Cuando acabamos el juego se nos revela la respuesta y podemos ver aquello que hemos hecho bien y lo que no. No tiene mucha lógica el volver a jugar a lo mismo. Es por ello que las empresas usan esta metodología para cosas concretas como puede ser selección de personal, pero no para aplicar el mismo juego una y otra vez.

Sobreexposición

La otra desventaja que veo sería la sobreexposición a estos formatos. Al igual que no nos agrada que los jóvenes estén siempre conectados a las consolas, el abuso del serious game podría descentrarnos de nuestro trabajo.

Precio

Y por último encontramos el tema del precio. Un serious game suele ser caro para según qué empresas comparado con otras herramientas más simples de gamificación que también podrían serles útiles.

Conclusión

Los serious game han llegado para quedarse. Se pueden aplicar a cualquier sector, a cualquier problema. Son motivadores, estimulantes y eficaces si se aplican correctamente. Tanto la empresa como el empleado obtiene de ellos muchos beneficios. ¿Vamos a prescindir de ellos? Súmate al cambio sumando a tu interés.

Deja un comentario